Se que estás destrozada por dentro, entonces ¿de qué te sirve herirte también por fuera?